¿Cómo funciona el ciclo de vida de las representaciones?

Cuando se realiza la solicitud de inscripción de una representación, ésta siempre se crea en un estado pendiente, ya sea pendiente de validación o pendiente de aceptación. ¿En función de qué? Te lo explicamos a continuación.

  • Si la representación ha sido solicitada por el representante o bien, a pesar de ser solicitada por el poderdante, se ha aportado documentación adicional, que corrobora la representación y que es necesario revisar y validar, la representación se crea como Pendiente de validación. Una vez revisada, por un trabajador público con rol de Validador, ésta podrá pasar a Válida o Denegada. Temporalmente, también se puede pasar la representación en En validación (si uno de los validadores está estudiando la solicitud). 
  • Si la representación ha sido solicitada por el poderdante, no es necesario adjuntar documentación y ésta pasa a Pendiente de aceptación. Es necesario que el representante lo acepte explícitamente para pasar el estado a Válida y Renunciada. El poderdante también puede decidir darla de baja y pasarla a Revocada. Pasados ​​40 días en ese estado, si no ha sido aceptada o dada de baja (revocación o renuncia), automáticamente pasa a Anulada.

Sólo las representaciones en estado válida pueden utilizarse para realizar actuaciones administrativas en nombre de otra persona.

¿Cuáles son los estados finales de una representación?

  • Expirada: Una representación que antes ha sido Válida, Pendiente aceptación o Pendiente validación, pero en la fecha actual está fuera de su período de vigencia.
  • Renunciada: El representante decide dar de baja una representación. Puede renunciarse a una representación que está en estado válida, pendiente de aceptación o pendiente de validación.
  • Revocada: El poderdante decide dar de baja una representación. Puede revocarse a una representación que está en estado válida, pendiente de aceptación o pendiente de validación.
  • Anulada: Estado excepcional en el que la administración pública decide dar de baja una representación, ya sea por qué han pasado 40 días sin ser aceptada o bien, existe un error en la misma (p. ej. NIF incorrecto, nombre incorrecto, documentación adjunta no coincidente, etc.) Una representación puede pasar a ese estado en cualquier momento de su vida útil.
X